La falta de objetivos no suele ser inconveniente en estos tiempos, pues la mayoría de las personas tienen claro lo que desean lograr.

Sin embargo, el ritmo acelerado de la vida y la demanda de responsabilidades personales y profesionales pueden ocasionar un gran estancamiento en el logro de tus metas.

En mi artículo “Ruta para lograr más, aunque tengas un trabajo demandante” encontrarás más información y consejitos para organizar tú tiempo y cumplir tus objetivos a pesar de las muchas responsabilidades que tengas y lo exigente que pueda ser tu trabajo.

El 2018 fue un año muy lento para mí, pues no logré concretar algunas de las metas propuestas. Sin embargo, cabe destacar que cerré un capítulo que fue muy importante en mi vida y que había acabado hace un par de añitos atrás, pero no estaba cerrado, por lo tanto me robaba mucha energía. Fue un gran paso, era necesario hacerlo para seguir avanzando.

Todo esto de no cumplir algunas de las metas trazadas me hizo preguntarme ¿Cuál es la razón por la que muchas personas no logran sus objetivos?

Las razones pueden ser muchas, sin embargo, permíteme contarte las 6 causas más comunes y las que en algún momento yo misma experimenté.

Procrastinar

Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, el hábito de posponer solo tiene un único fin: Hacer que te quedes en el mismo lugar.

No cometas el error de poner tu vida en pausa mientras esperas tener un mejor trabajo, mudarte de ciudad, mientras se resuelve la situación económica del país o cambia el gobierno.

Usa los recursos que tienes a mano aunque sean pocos, cultiva el hábito de accionar, muévete.

Otro causante de procrastinar es el cansancio que deja una larga jornada laboral, es de humano sentirse agotado después de 8 o 10 horas de trabajo. Sin embargo debemos hacer un poquito de esfuerzo para dedicarle así sea 1:00 hora o 30 minutos a las acciones que te  llevaran a cumplir tu meta.

Si dedicas 8 horas o más de tu día para trabajar en el sueño de alguien más, por qué no puedes dedicarte 1 hora al día para trabajar en los tuyos?

No dejes que el cansancio, las Redes Sociales o la TV  te distraigan de lo que es realmente importante.

No usar agenda

Mi productividad se multiplica cuando trabajo con una agenda.

Una agenda es ese socio que día a día te recuerda las metas por cumplir, los compromisos que atender y los siguientes pasos a dar.

Si aún no tienes una agenda, te aconsejo conseguir una, en el mercado podemos encontrarlas de todos los tipos y todos los precios y si ya tienes la tuya empieza a utilizarla y verla como tu mano derecha.

Cuando la pereza quiere asomarse recurro a mi agenda para recordar mis metas del día y lo que continúa por realizar. La agenda me mantiene enfocada.

Colocar tareas en tu agenda y no asignarles un tiempo

Uno de los errores más comunes que cometemos y que incrementa las probabilidades de procrastinar es anotar las actividades del día en la agenda y no asignarle un tiempo de realización.

Al hacer esto, estamos dejando esa actividad a la deriva, a merced de nuestro estado anímico y de los imprevistos de día.

El no programar nuestras actividades nos aleja de ser productivos.

Ejemplo de una planificación con pocas probabilidades cumplir

Ejemplo de una planificación con grandes probabilidades de cumplir

Programar nuestras actividades y cronometrarlas nos permite hacer mejor uso de nuestro tiempo, pues sabemos con exactitud aquellas tareas que deben ser completadas en un tiempo específico.

No respetar tu programación

Una vez tengas agendada tus actividades del día y las hayas programado, tienes que ser fiel a ti mismo y a tu planificación.

Respetar tu tiempo es honrar tu palabra, colocar una actividad en tu agenda es un compromiso que estás adquiriendo con la persona más importante del mundo, TU.

Solo logras sacar todo el potencial que llevas dentro cuando empiezas a honrarte. Y honrarte es trabajar diariamente en descubrirte, es retarte, accionar y dar pasos diariamente que te acerquen a tu mejor versión.

Querer ver resultado rápidos

La desesperación es enemiga número 1 del enfoque, todo camino tiene un recorrido y toda construcción tiene un proceso.

Es natural llegar a sentir desesperación e incertidumbre, sin embargo es fundamental saber manejarla para evitar que te lleve a tomar decisiones equivocadas, en las cuales puedes perder tiempo, dinero y energía.

Confía en tu plan, y sigue trabajando en él diariamente.

Usain Bolt dijo en una entrevista: Yo entreno 4 años para correr solo 9 segundos, y hay personas que por no ver resultados en 2 meses ya se rinden y lo dejan.

No abandones tan fácil, sé fiel a tu programación.

Escuchar los consejos de todo el mundo

Contarle tus planes a todo tu círculo cercano no es buena idea, el exceso de consejos y opiniones solo causa confusiones y desgaste de energía.

Solo tú sabes cuales son aquellas personas con las que puedes contar y a las que le puedes confiar tus metas y proyectos.

Cuida mucho tu energía, mantente  cerca de las personas que te inspiran a ser mejor y las que te impulsan a volar.

Evita cometer algunas de estas acciones y enfócate en aquellas que te aseguran resultados positivos.

Te deseo todo lo mejor.

 

Un gran abrazo

 

 

 

 

 

Descargar la GUÍA

Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida

¡Enhorabuena! La Guía Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida ha sido enviada con éxito.

Pin It on Pinterest