Escrito por Verónica Mildred

Cómo reconectar y sobrevivir a un día de mierda.

 

Un día de mierda, de esos días que llegan como por arte de magia, suelen ser aplastantes, consumidores y logran despertar un cabreo único que suele hacerse visible con facilidad ante los ojos del mundo.

Esos días también forma parte de la vida, no los podemos evadir, ni dejarnos llevar por el positivismo que inunda las redes sociales e ignorarlos y ¡ACLARO!, soy una persona extremadamente positiva, pero ignorar las emociones y hacernos de la vista gorda solo atraerá más de lo mismo. Esos días llegan y tiene diferentes escenarios de llegadas. Pueden llegar por la acumulación de diferentes eventos que no sueltas, ni enfrentas, ni solucionas y solo dejas que se vayan acumulando hasta que revientas, también pueden llegar mientras conduces en el pesado tráfico, atendiendo a un cliente, durante tu jornada laboral, llegan cuando procrastinas demasiado,  o simplemente te levantaste de la cama con el pie izquierdo y tienes los ánimos decaídos o el apellido atravesado.

Cuando esos días de oscuridad lleguen y te sientas un pez sin causa, no te castigues más por sentirte así, pues es lo más normal del mundo, lo más sano es reconocer el sentimiento, aceptarlo y analiza su motivo.

Bien es cierto, que cuando esos días llegan, no queremos hacer nada, ni encontrarnos con nadie, sin embargo, también es una realidad que no podemos parar nuestra vida cada vez que se nos presente un mal día o emocionalmente no estemos aptos para salir a la sociedad. Es por eso que en este post te comparto algunos consejos que me funcionan muchísimo cuando llega uno de esos días y necesito reconectar para continuar.

  1. Escucha buena música, coloca esa canción mejor conocía como SOS (Así les digo yo) pues de solo escucharla te hace sonreír y despejar. Hay canciones que al escucharlas y cantarlas a todo pulmón nos trasladan, bueno, cuando lleguen esos días de M… coloca tu canción favorita.

Grita si necesitas gritar, llora si es necesario, ríe a carcajadas, aunque sientas que no tienes ganas, al reír los músculos de la cara se relajan y liberamos endorfinas, muy apropiada para un mal día.

  1. Conversa con esa persona que sabes es buena escuchado, cuando llegan esos días no queremos que nos digan qué hacer, ni escuchar el sabio consejo que te hará iluminar, cuando llegan esos días solo queremos sacar y dejar ir.
  2. Otra buena forma de dejar ir es escribiendo, así que agarra un bolígrafo, tu cuaderno, diario o agenda y escribe todo lo que sientes, descárgate en esas hojas. Escribir es liberador y ayuda a poner en orden nuestros pensamientos.
  3. Piensa en la solución, nuestras emociones son alimentadas por lo que pensamos, por lo tanto, enfocarse en la mierda del momento y quedarse en ella por horas, solo potenciará ese sentimiento. Algo tan fácil como cambiar de línea de pensamiento hará una gran diferencia.

¡Pruébalo y me cuentas!

  1.  Sigue haciendo, si tienes que detenerte por un momento para entregarte al sentimiento, hazlo, pero no permitas que te abrace, sigue andando, sigue haciendo, que sin darte cuenta habrás conectado nuevamente. En mi post cómo mantener el enfoque te comparto varios consejos para mantenerte conectado con tus metas y lograr más.
  2. Por último, medita en aquello en lo que constantemente piensas, atraemos a nuestra vida aquello en lo que depositamos nuestra energia, en lo que te enfocas se multiplica. Es normal tener pensamientos negativos y quejarse en ocaciones, pero si en tu día a día te enfocas solo en lo negativo, en lo que no se da y en lo que no tienes, seguiras atrayendo a tu vida, precisamente eso… lo que no quieres. Recuerda, si pasa por tu mente, toma fuerza, y le pones emoción, se hace realidad. Por lo tanto, enfocate en aquello que sí quieres para tu vida y estoy segura que llegarán mejores momentos.

Tenemos tantas herramientas a nuestro alcance para hacer nuestro día mucho mejor y por lo general no las usamos.

Esos días me ayudan a enfocarme, a querer seguir trabajando para lograr mis metas, a meditar el motivo del sentimiento y sobre todo me recuerda que soy humana y que no todo es perfecto. Esos días cuando llegan, por lo general,  llegan con una enseñanza. Mírala, tómala y sigue adelante.

Te mando toda la buena vibra.

Un fuerte abrazo.

 

También podrían gustarte los siguientes artículos

¿Son tus metas SMART?

¿Son tus metas SMART?

Era uno de esos días pesados de trabajo, en dónde mi mente estaba a punto de colapsar de tantas tareas; sin embargo, como toda multitasking (Que te soy muy honesta, no es nada productivo ni rentable darse golpe de pechos al decir que somos multitasking, somos más...

Herramientas para planificarte y no morir en el intento

Herramientas para planificarte y no morir en el intento

Herramientas para planificarte y no morir en el intento   ¿Problemas con las herramientas que utilizas para planificarte? Aquí te ayudamos. La habitación convencional de una persona, se puede ver así: una cama; y al lado de la cama, una mesita de noche con su...

5 cosas que debemos dejar de hacer antes de iniciar el 2020

5 cosas que debemos dejar de hacer antes de iniciar el 2020

5 cosas que debemos dejar de hacer antes de iniciar el 2020. Sin duda alguna, el 2019 ha sido el año en el que logré salir de la ola que me revolcaba y de la cual intentaba salir y no podía, pues sí, así como lo lees… y acá te lo cuento Siempre he sido muy soñadora,...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargar la GUÍA

Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida

¡Enhorabuena! La Guía Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida ha sido enviada con éxito.