Escrito por Verónica Mildred

Para dejar de ser invisible debes exponerte, con todo y miedo.

Una de las fecha más significativas para mí, siempre serán los cumpleaños, soy una frenética emocionada cuando se acerca el cumpleaños de un ser querido y sobre todo cuando se acerca mi cumpleaños.  Y hago éste preámbulo, pues próximamente exactamente en 2 días, estaré celebrando mis 30 años y la emoción no me cabe en el cuerpo.

Practico mucho la visualización y una de esas noches, en las que me pongo a planificar, vialicé como quería pasar el día de mis cumpleaños y me dije: El día de mi cumpleaños lo quiero vivir como si ya tuviera esa vida que estoy construyendo.

Y para no hacerles el cuento largo, me dije: ese día quiero hacer un taller y ese taller lo quiero hacer durante todo el 2020, pues voy a llegar a los 30 y me encanta y mi mejor regalo será dar un poquito de todo aquello que he aprendido durante estos 30 años de vida

Así que me puse manos a la obra, y cuando llegó el momento de lanzar el anuncio y publicidad por mis redes sociales y las plataformas para hacer la publicidad, me llené de pánico, de nervios y miles de pensamientos cruzaban mi cabeza cual alfombra roja de Latín Grammy.

Cuál era mi temor.

  • Qué piensen que soy una ridícula
  • Qué crean que se me voló un tornillo de la cabeza.
  • Que no obtenga los resultados deseados y luego me diga, yo sabía que no te iba a funcionar.
  • Entre tantos otros pensamientos que boicotean.

Pero con todo y temor lo lancé…

Hablo de éste ejemplo en específico, pues es él más reciente y hacer una publicación en las redes sociales, FB, IG, Linkedin, es una exposición mayor.

Bien es cierto, que todos los días nos exponemos; nos exponemos cuando: salimos de casa, cuando damos nuestra opinión, ideas y aportes en el trabajo, en clases o en esas reuniones con amigos y conocidos.

Cuando nos exponemos ante un entorno familiar o conocido, se torna algo normal y cotidiano, y es tomado a la ligera en la mayoría de las ocasiones.

Te has preguntado: Cuantas veces te negaste a dar tu opinión, decidiste no mandar ese correo o te pusiste miles de excusas para no emprender?… Eso es miedo a exponernos.

Y hoy en este post, te confieso que el miedo a exponernos es un temor que la mayoría de las personas padecemos. Yo era la mamá de los miedos; era súper temerosa y por mucho tiempo mantuve callada mi voz y eso era un acto de violencia muy fuerte que yo mismo me provocaba. Hasta que entendí que si quería dejar de ser invisible me tenía que exponer.

¿Y cómo vencí el miedo a exponerme?

Precisamente haciendo eso que me aterraba, exponiéndome.

Empecé a levantar mi mano y dar mi opinión con todo y la voz temblorosa, me di permiso de aportar mis ideas en las reuniones de trabajo, muestro lo que hago en mis redes sociales, pues tengo que llegar a un público y es un gran recurso para hacerlo.

Hago mucho de lo que me incomoda, pues es la única forma de crecer y superar aquello que tememos. El crecimiento duele e incómoda, si no me crees, piensa en lo que sucede cuando somos bebes y empiezan a salir los dientes o cuando se empiezan a caer los dientes de leche, o cuando llega la etapa del desarrollo y entramos en la adolescencia.

Si no quieres crecer, evita hacer aquello que te incomoda y te saca de tu zona conocida.

Exponerte, no es más que darle riendas suelta a tu autenticidad y a tu esencia. Bien es cierto, que para dejar de ser invisibles en un mundo tan cargado de similitud, copia e información debemos ser auténticos y dar a conocer lo que somos y lo que ofrecemos, pues estoy segura que en alguna parte del mundo, alguien necesita lo que tú ofreces y te está buscando.

Déjame darte algunos consejos para atreverte a exponerte, con todo y miedo:

Prepárate, si tienes una próxima reunión en el trabajo o con socios, amigos con los que quieres emprender una idea de negocio, infórmate, lee sobre el tema, organiza tus ideas escribiéndolas en un papel, describe los pro y contra de esas ideas y cómo aportan a la solución.

  1. Práctica, párate frente al espejo y simula que ya estás en esa reunión, habla mirándote al espejo y observa tus gestos y leguaje corporal.
  2. Visualiza, que estás dando tu opinión, ideas y aportes y que ha salido genial, que te escuchan con atención y respeto.
  3. Hazlo, cuando llegue el momento, habla, expón lo que deseas, tus ideas y comentarios.
  4. Analiza, cómo los haz hecho, anota lo que te funcionó y lo que no, eso te ayudará a prepararte mejor para la próxima.
  5. Sigue haciéndolo, entre más los hagas mejor te saldrá y el miedo empezará a debilitarse.

Si lo que quieres es crear contenido y lanzarlo o hacerle publicidad a tu emprendimiento, sigue los mismos pasos.

  1. Define de qué quieres hablar/qué contenido deseas crear.
  2. Haz una lista de los diferentes temas a desarrollar y las fechas o frecuencias en la que lo lanzaras (Diariamente, 1 vez por semana, 2 veces al mes, 1 vez al mes, lo que decidas)
  3. Define los medios que usarás para publicar el contenido: Instagram, FB, Linkedin, Youtube, Podcast, Blog.
  4. Desarrolla el contenido
  5. Publica, y se constante pues la constancia y la práctica es lo que te hará un experto.

En el caso de exponer tu emprendimiento, haz lo mismo (Define, planifica, decide y dalo a conocer).

Recuerda, si no te ven, no te conocen y si no te conocen, no te contratan.

La preparación y planificación nos ayuda a sentirnos más seguro, pero solo la acción nos hace crecer, nos hace visibles y debilita el miedo.

Si crees que éste contenido le sirve otra persona, compártelo.

Te mando toda la buena vibra.

Un fuerte abrazo

 

También podrían gustarte los siguientes artículos

Lo que una CRISIS le puede hacer a tu MARCA.

Lo que una CRISIS le puede hacer a tu MARCA.

Aquel miércoles de marzo, recibí una llamada telefónica a las 8:00am, y esa mujer que estaba al otro lado del teléfono, con una carga enorme de ansiedad, estrés y con la voz quebrada me dijo ¡ESTAMOS EN CRISIS! Jamás pensé que esa palabra, la cual había escuchado por...

YO, S.A. La empresa más importante

YO, S.A. La empresa más importante

YO, S.A. la empresa más importante Tu éxito profesional y económico siempre dependerá de las respuestas a estas tres preguntas ¿Cómo te ves? ¿Cómo te sientes? ¿Cómo te gestionas? Recuerdo con mucha ilusión mi primer empleo formal a los 18 años, no sabía ni hacer un...

¿Son tus metas SMART?

¿Son tus metas SMART?

Era uno de esos días pesados de trabajo, en dónde mi mente estaba a punto de colapsar de tantas tareas; sin embargo, como toda multitasking (Que te soy muy honesta, no es nada productivo ni rentable darse golpe de pechos al decir que somos multitasking, somos más...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargar la GUÍA

Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida

¡Enhorabuena! La Guía Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida ha sido enviada con éxito.