Escrito por Verónica Mildred

Vuélvete imparable ¿cómo ser más seguro de ti mismo?

Es que me parece que es muy serio, me pone nerviosa, su presencia me intimida y me asusta… éstas, entre otras tantas frases, son las que acompaña el discurso de muchísimas personas.

Lo curioso de esto, es que en la mayoría de los casos, los nervios que se llegan a sentir ante la presencia de ciertas personas, no es provocado por esas personas, ellas solo están existiendo, el problema radica en que la persona que experimenta miedo, nervios o susto genera todos estos sentimientos pues se siente muy chiquita al lado de ciertas personas y es allí en donde nacen las inseguridades y esas inseguridades impiden la exposición de nuestra genialidad profesional.

Y de dónde viene este sentimiento diminutivo y que nos boicotea? Pues normalmente viene de las creencias que de niños y adolescentes fueron implantadas en nuestro sistema, sin embargo, tenemos la gran capacidad de reprogramarnos y eliminar aquellas cosas que nos impiden alcanzar más.

Bien es cierto, que para hacernos visibles en un mundo tan competitivo y en donde hay de todo y para todos debemos exponernos y mostrar aquella individualidad que hace única nuestra marca, sin embargo, cuando la seguridad está ausente de nuestra vida, exponernos causa vértigo.

Es por eso, que en este artículo te cuento algunas recomendaciones, las cuales a mí en lo personal me funcionaron y me ayudaron a fortalecer mi seguridad.

1. Indaga hacia adentro

Cuando lleguen esos momentos en que la inseguridad florezca, piensa.

¿Por qué me siento así? ¿De dónde viene ésta inseguridad o éstos nervios?

Cuando quiero buscar respuesta de algún comportamiento o sentimiento, por lo general, ese es uno de los pocos momentos en los que acudo al pasado, pues allí están la mayoría de las respuestas.

Piensa en qué evento de tu niñez o adolescencia pudo ser la semilla de la inseguridad que con el pasar del tiempo fue tomando forma y fuerza.

Es muy importante que al hacer ésta búsqueda, lo hagas sin juzgar, pues la mayoría de personas que implantaron creencias limitantes en nuestros sistema, no eran conscientes de lo que hacían, y desconocían el poder que tenían sus palabras o acciones.

Déjame contarte un poco de lo que me pasó a mí, para lo puedas ver mejor.

Los niños suelen decir todo lo que sucede, por lo general, suelen decir la verdad y de niña al llegar mi padre a casa salía corriendo a recibirle, y a contarle todo lo que había hecho en el día, sin omitir nada.

Mi madrastra de ese entonces se molestaba muchísimo, pues sin saber, le comentaba cosas que ella no quería que él supiera, todo esto fue generando temor al hablar, pues me era difícil identificar qué debía decir para no causar problemas, ya que cada vez que hablaba me llamaba la atención y me castigaba. Con el paso del tiempo, esto provocó que mi voz se fuera apagando y opte por callar, hasta que llegué a la adultez y me convertí en una persona temerosa. No lo aparentaba, pero por dentro me moría de miedo. Dar mi opinión, decir que algo me molestaba, no estar de acuerdo con alguna decisión, decir NO, el solo hecho de expresarme me causaba pánico y luego enojo, pues me llenaba de mucha impotencia el saber que no me atrevía a decir lo que pensaba.

Era un acto de violencia que me hacía a mí misma, pues me negaba el derecho de opinar libremente. Sin darme cuenta me hacía terrorismo.

Fue hasta que llegué a la vida laboral que pude ser consciente del daño que me hacía y que si quería convertirme en la mujer de mis sueños, tenía que cambiar mi programación.

Desde allí no he parado de trabajar diariamente en mí, pues la evolución interna es un trabajo de toda la vida, pienso que es nuestro verdadero propósito.

Para identificar la raíz de mis temores, para expresarme, fui a mi pasado e identifiqué de dónde venían. Y pude comprender que mi madrastra en ese entonces, no era consciente del daño que podía ocasionarme, solo buscaba una forma de proteger y cuidar su relación.

Por lo tanto, cambie la creencia limitante que estaba en mi vida por años y era “Expresarte provoca el enojo en las personas, expresarte es malo, expresarte es sinónimo a castigo”

Las cambie por creencias poderosas “Expresarme provoca respeto en las personas, expresarme es bueno y necesario, expresarme es sinónimo de libertad.

Esto no lo hice de la noche a la mañana.

Primero acepté que tenía un temor que impedía expresarme, luego identifiqué de donde venía, al verlo desenmascaré las creencias limitantes y adopte nuevas creencias poderosas.

2. Actúa según las nuevas creencias

Es momento de poner en práctica las nuevas creencias, de nada vale que las digas y que no actúes como sí.

Para esto, es fundamental que te olvides “del qué dirán”, pues, si toda la vida te has caracterizado por ser una persona callada, que no opina, que no aporta con ideas, éste pensamiento es el primero que visitará tu mente: “ Van a pensar que me fumé un bate, que ahora me creo la gran cosa, que no va con mi personalidad y si me mandan a callar, y si se burlan de mí, si no les agrada mi idea, entre otros tantos pensamientos”

No sabes lo que genera la mente de cada persona, por lo tanto, deja de pensar por lo demás y déjame decirte algo, si piensan como tú crees, da igual, y qué si lo piensan… no puedes poner en pausa tu crecimiento por lo demás, tampoco tienes que dar explicaciones, solo actúa cada día y cada vez que tengas la oportunidad según las nuevas creencias.

Al principio, puede que lo notes forzado o extraño y que posiblemente tu circulo de personas más cercanas también, sin embargo, con el pasar del tiempo se irán acostumbrando e irán conociendo a la nueva tú, más segura, más empoderada y más expresiva. Tu mejor versión. Es parte del proceso y la transición.

No te niegues la oportunidad de conocer tu mejor versión y tampoco se la niegues a las personas que trabajan contigo, ni a tu círculo social más cercano.

Vas a actuar como si ya fueras esa persona empoderada y valiente, hasta que realmente te conviertas en esa persona.

3. Prepárate

En mi artículo, para dejar de ser invisible debemos exponernos con todo y miedo, te cuento cómo nos podemos preparar para hablar y dar tú opinión o simplemente empezar interactuar con personas que te intimidan (como el CEO de la empresa, los dueños, o cualquier personar que te intimide) y aquí te lo amplió un poco más.

Parte de la preparación es que te empieces a ver como una persona segura, empoderada y valiente.

Por lo tanto, debes educar a tu subconsciente y ¿cómo lo hacemos? Aquí te lo cuento:

Declara: Cuando te levantes por la mañana, y cepilles tus dientes, párate frente al espejo, mírate a los ojos y repite 3 veces: Soy Segura de mí, soy poderosa, soy valiente, soy una mujer que se expresa con soltura, seguridad, autenticidad y carisma.

Es importante que al decirlo, lo sientas y lo creas, al principio puede que sea un poco difícil, pero con el paso del tiempo se hará más fácil y sin darte cuenta empezaras a actuar como te sientes y cómo crees que eres: Segura, Poderosa, Valiente y que se expresa con soltura, seguridad, autenticidad y carisma.

Prepárate: Si tienes una próxima reunión, investiga sobre lo que quieres exponer, anota tus ideas y aportes, pro y contras de los mismo, solución al problema. Anota tus ideas en un papel para ponerlas en orden, inclusive anota las posibles respuestas que puedes dar en caso tal argumenten tus ideas.

¡Ojo! No estoy diciendo que tienen que aceptar tu idea, sin embargo, es importante que expongas tus aportes, aunque estos no sean tomados en cuenta para la solución.

4. Practica

Practica frente al espejo, con un amigo de confianza o sola, lo que le dirás a esa persona, practica tu discurso una y otra vez y cuando llegue el momento hazlo, habla, exprésate como si ya fueras la persona más segura de la tierra.

Imagina que ya estás estableciendo una conversación con esa persona, que están en un almuerzo y conversando de lo más natural o que estás dando tus aportes en esa reunión e imagina que ha salido genial, que te escucharon con atención y respeto.

5. Realiza posturas de poder

Este es un súper truco que solo te tomará 2 minutos.

Nuestro lenguaje corporal habla más que nuestras palabras y según el estudio realizado por la psicóloga social Amy Cuddy el cuál demostraba que pararse o sentarse de cierta manera así sea por 2 minutos, incrementa los niveles de testosterona y reduce la hormona cortisol.

Estos cambios inmediatos en tu química corporal afectan inmediatamente tu seguridad y la forma en cómo te desenvuelves.

Según el estudio de Cuddy cuando una persona se siente poderosa de forma instintiva adopta una pose de poder y cuando se siente débil adopta poses de sumisión.

Aquí te comparto 3 poses de poder:

  • La mujer maravilla: Abre un poco los pies, pon tus manos sobre tu cadera, saca el pecho y sube tu barbilla, puedes hacer esta pose antes de salir de casa, en el baño antes de entrar a una reunión o en cualquier momento del día.
  • El performer: Párate con las piernas abiertas, pisando firmemente con tus pies, sube tus brazos con forma de V y expándete como si estuvieras recibiendo aplausos en un concierto. Haz esta pose de poder en algún lugar privado, ya que hacerlo frente a otras personas puede ser visto como algo extraño.
  • El Jefe: Párate al borde de una mesa con las piernas abiertas, apoya tus dedos sobre ella con los brazos abiertos e inclínate ligeramente hacia adelante. 

Puedes ver la charla de Amy Cuddy aquí 

La seguridad es un músculo que todos los días debemos fortalecer y ya tienes algunas técnicas muy efectivas para poner en práctica y convertirte en esa persona imparable.

La responsabilidad de reprogramarte para triunfar y exponer tu marca con autenticidad es solo tuya, así que manos a la obra.

Déjame en los comentarios que te parecen estos consejos y compártelo con alguien que crees le puede ayudar.

Te mando toda la buena vibra

Un fuerte abrazo

 

 

 

 

También podrían gustarte los siguientes artículos

Lo que una CRISIS le puede hacer a tu MARCA.

Lo que una CRISIS le puede hacer a tu MARCA.

Aquel miércoles de marzo, recibí una llamada telefónica a las 8:00am, y esa mujer que estaba al otro lado del teléfono, con una carga enorme de ansiedad, estrés y con la voz quebrada me dijo ¡ESTAMOS EN CRISIS! Jamás pensé que esa palabra, la cual había escuchado por...

YO, S.A. La empresa más importante

YO, S.A. La empresa más importante

YO, S.A. la empresa más importante Tu éxito profesional y económico siempre dependerá de las respuestas a estas tres preguntas ¿Cómo te ves? ¿Cómo te sientes? ¿Cómo te gestionas? Recuerdo con mucha ilusión mi primer empleo formal a los 18 años, no sabía ni hacer un...

¿Son tus metas SMART?

¿Son tus metas SMART?

Era uno de esos días pesados de trabajo, en dónde mi mente estaba a punto de colapsar de tantas tareas; sin embargo, como toda multitasking (Que te soy muy honesta, no es nada productivo ni rentable darse golpe de pechos al decir que somos multitasking, somos más...

2 Comentarios

  1. Magnolia

    Me encanta tu forma de plantear la situación y su solución, gracias.

    Responder
    • Verónica Mildred

      Con todo gusto, gracias mil.
      A volvernos imparables Magnolia!!
      Un fuerte abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargar la GUÍA

Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida

¡Enhorabuena! La Guía Proyecta tu Marca Personal en tu hoja de vida ha sido enviada con éxito.